VUELVE AL RUEDO - El Territorio Misiones

VUELVE AL RUEDO

Miércoles 29 de enero de 2020 | 02:00hs.
Roxana Ramírez

Por Roxana Ramírez deportes@elterritorio.com.ar

Camila Ayala es reconocida por su gran paso en el ciclismo nacional en su niñez y adolescencia, y también supo cosechar buenos logros en España, país en el que residió varios años; pero la vida, al igual que las ruedas de su bicicleta, dio muchas vueltas y hoy después de 11 años sin competir, vuelve al ruedo en un equipo profesional en el Viejo Continente.
“El 2 de febrero salgo para allá y la temporada termina en agosto”, explicó la misionera que representará al equipo Belori Womens Team, de Pamplona, en competencias de altísimo nivel en ruta y pista que contemplan puntos de la Unión de Ciclistas Internacional (UCI), con vistas a torneos como Mundiales y Juegos Olímpicos. La primera será la Vuelta Féminas, en Valencia, el 9 de febrero.
“Me fui poniendo bien, a tono con tanto entrenamiento. El director del equipo, Héctor Roldán, sabe lo que estoy haciendo y entonces me incluyó en la lista para las carreras de febrero que son todas de nivel UCI, internacionales y de ranking para los Juegos Olímpicos y mundiales”, explicó la posadeña.
Luego, agregó risueña: “Me voy a tener que defender como gato panza arriba, ¡qué fe me tiene! ni yo sé cómo voy a andar. Igualmente hice lo mejor posible, pero sé que aquello no va a ser fácil”.
Espontánea, la misionera repasó su carrera que se inició a los 5 años y su buen andar la tuvo entre las tops del país, fue campeona argentina de ruta, entre otros títulos, también estuvo en el Mundial con la selección y junto a su familia residió varios años en tierra española, país en el que también fue sumando experiencias valiosas a su currículum y por ello que después de más de una década sin correr, se abre una puerta impensada tal vez a sus 34 años.
Es que Roldán ya la tuvo en un equipo en España y, hoy al frente del Belori Womens Team, no dudó en volver a tener a Camila entre sus pupilas.
Para entender un poco por qué tantos años sin competir, Camila explicó las etapas que pasó; primero compitiendo en Argentina, luego en España y fue ahí su última prueba en la Copa del Mundo en Manchester, en el 2008, cuando emprendió regreso nuevamente al país para recibirse en Corrientes, en seis años, de odontóloga. 
Entre el 2018 y 2019 estuvo en España nuevamente, pero ya sus padres habían regresado a Posadas -en el 2012- y sin ese sostén, la vida diaria se le hizo cuesta arriba y en agosto pasado regresó a Posadas.
“Ahora regreso con otra mentalidad, por ahí la gente no entiende que volví porque extrañaba y ahora regreso a España... pero cuando hacés lo que te gusta es espectacular y ahora justo voy a ir a hacer eso junto a gente que es genial”, reconoció Camila.

¿Cómo se dio la propuesta de este equipo?
Cuando estaba volviendo a Argentina, en agosto pasado, me pongo comunicación con Héctor Roldán, el director de mi anterior equipo (Reino de Navarra) para saludarlo y contarle que me volvía; y me dice ‘bueno, pero al final no intentaste insertarte en el deporte’, y me ofrece estar en este nuevo elenco en Pamplona.
Es que ya no aguantaba estar allá sola, estaba trabajando de auxiliar dental, no de odontóloga, me tenían trabajando en negro, y después de protesista, que era jornada completa, aunque me pagaban por media jornada; entonces volví. Pero Héctor me recalcó ‘cuando quieras volver a correr, avisame’, y acá estoy, preparándome para eso.  

¿Qué sabés del equipo?
El elenco es de ruta y yo ya correría con la nacionalidad española y se me abre el espectro de carrera porque estaba muy limitada al ser argentina. La ciudadanía salió con los años de vivir allá, estudiando también y tenía comprobantes de residencia por cinco años.
Volviendo al equipo, también les interesa que corra en pista y entonces Héctor lo inscribió en ambas, ruta y pista, y voy a correr en esas especialidades.

Ya estás muy cerca de ir a esta nuevo desafío, ¿cómo te sentís y lo encarás? 
No es bueno el tema de llevar tanto tiempo fuera de carrera y seguramente me falta para llegar a punto porque empecé a entrenar en agosto, cuando volví.
Igual nunca dejé de hacer deporte, pero no competía, aunque sí entrenaba porque soy sumamente inquieta y si no hago nada me estreso y me enfermo, entonces siempre estuve activa. Claro que me falta carrera y  toda la puesta a punto que te da la competencia, así que vamos a ligar como en burro en subida cuando llegue allá.
Encima el director del equipo me dijo que vaya para abril o mayo y después me anotó para carreras UCI en febrero, entonces me empezó a mandar la rutina y me fui adaptando rápido porque no había parado, sino a esta altura estaría lesionada hasta en la oreja porque es mucho entrenamiento.

¿Cómo adaptaste esa rutina a Misiones?
Entrené casi todos los días en la zona de Cerro Azul, pero comparado con aquello en Europa no es nada; allá es durísimo.
Pero le puse muchas horas de trabajo y por ejemplo, el domingo, fueron 7 horas y 40 minutos de entrenamiento. También les agradezco a los chicos de mountain bike de Apóstoles, que me hicieron el aguante porque cuesta entrenar sola y encima acá no hay casi gente. La verdad que me costó mucho y también en la parte económica, pero por suerte también junté la plata para viajar gracias a que puse un consultorio en Garupá y empezó a funcionar, pero a la vez sube el dólar y le dije a Héctor ‘estoy remando en dulce de leche, pero voy’.

¿Qué te ofrece el equipo?
Allá me dan el alojamiento, y en las carreras el traslado, la estadía y la comida, más un plus de dinero encima. Yo estoy contenta porque vivir del deporte en este momento es algo es único.

¿Cuáles son los objetivos que te marcaste?
Va a haber carreras muy importantes en el calendario y él (el director del equipo) nos irá guiando y ajustando en las carreras que le parezca, sobre todo las de Navarra y el Campeonato de España; y parece que voy a ser una figurita importante. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina