“Tengo que mudarme o comprar una escopeta para defenderme”

Domingo 18 de agosto de 2019
Daniel Villamea

Por Daniel VillameaCorresponsalía Oberá

La tranquilidad del lugar, la paz que se respira en medio del exuberante verde, contrastan de forma dramática con el horror que padeció Hilda Danyluk (75) a manos de dos delincuentes que la asaltaron y dispararon con una escopeta para robarle 200.000 pesos que tenía ahorrados.
La septuagenaria agonizó durante un día y medio en el hospital Madariaga de Posadas, aunque el esfuerzo de los profesionales que la atendieron no evitó el fatal desenlace.
El Territorio visitó al esposo de la víctima, Antonio Gliñañuk (66), en la chacra del Paraje Kilómetro 38, localidad de Campo Viera, donde aún están frescos los rastros de sangre dispersos por el patio.
Abatido por la desgracia que se cobró la vida de su compañera, Gliñañuk reconoció que todavía no asimiló la pérdida ni comprende la brutalidad de los delincuentes hacia una mujer mayor e indefensa.
Reconoció que por momentos lo invade la culpa porque no estaba para defender a su señora, aunque por su discapacidad (le falta una pierna) tampoco podría haber hecho demasiado ante dos sujetos armados.
A poco de inhumar los restos de Danyluk en el cementerio local, el marido de la víctima comentó que por estas horas se debate entre quedarse en la chacra y tomar medidas para preservar su vida y sus bienes, o vender todo y mudarse a otra localidad, tal como le recomendaron algunos allegados.
“No tuvimos hijos, por eso mi señora era todo para mí y ahora me quedé solo. Perdí todo. Ni sé cómo voy a seguir sin ella. Tampoco estoy tranquilo, tengo miedo. Ahora pienso que capaz tengo que mudarme al pueblo o comprarme una escopeta para defenderme”, reflexionó apenado.

La peor tragedia
Según Gliñañuk, los asesinos habrían aguardado que se ausente para irrumpir en la propiedad, donde encontraron sola a la mujer. Incluso, comentó que luego del hecho, efectivos de la Policía rastrillaron las inmediaciones y encontraron huellas en torno a la vivienda.
Al respecto, opinó que “estaban escondidos y esperaron que yo salga con la camioneta”, al tiempo que agregó: “Capaz le dispararon en la pierna para que les diga dónde estaba la plata”.
Sobre el hecho, precisó que el martes a media tarde se dirigió al pueblo para comprar carne y otras mercaderías, mientras que su esposa quedó haciendo algunas tareas del hogar.
“Volví a eso de las siete, me bajé de la camioneta y escuché que me llamó: “Me pegaron un tiro, nos robaron”, me dijo. Estaba muy dolorida y había perdido mucha sangre. Como acá no hay señal para llamar a la Policía, me fui hasta la casa de un vecino y le pedí que me ayuden. Ellos avisaron, después vino la ambulancia y le llevaron al hospital”, detalló.
También comentó que aún en la misma escena del crimen su mujer manifestó que eran dos los ladrones y que querían plata, aunque no reconoció a ninguno.
Con relación al dinero que había en la vivienda, precisó que tenían 200.000 pesos guardados en un ropero, monto que fueron ahorrando durante varios años.
Desvastado por la tragedia, recordó que vivió 20 años con la señora Danyluk, quien tuvo seis hijos de un primer matrimonio, tres mujeres y tres varones.
“Entre nosotros no tuvimos hijos porque yo no puedo tener, pero siempre vivimos muy felices. En el 2004 perdí una pierna por una infección y ella me cuidó mucho. A pesar de que me llevaba casi diez años, siempre fue muy guapa y hasta el último día trabajó en la chacra”, recordó apenado.


Avances del caso: autopsia y un detenido

El análisis forense determinó que Hilda Danyluk sufrió un disparo a la altura de la cadera, del lado izquierdo, afectando la arteria ilíaca y produciendo una profusa hemorragia.
Según averiguó este diario, el deceso se produjo por “shock hipovolémico, lesión vascular ilíaca externa e interna con compromiso de la articulación coxofemoral izquierda”.
Con relación a la investigación del hecho, desde la Unidad Regional II informaron que el jueves por la noche fue detenido un joven de 20 años cuando salía de su domicilio, en Villa Christen de Oberá.
Si bien los detalles se manejan con sumo hermetismo, fuentes del caso mencionaron la existencia de indicios que apuntaron la investigación hacia el sospechoso.
Ayer, en tanto, allegados al detenido se contactaron con este medio para aclarar que el mismo habría sido capturado en la Plaza Malvinas, no en Villa Christen, como indicó la Policía.
“Estaba con dos amigos, incluso uno es hermano de un policía, pero sólo lo detuvieron a él. Nos parece muy raro el procedimiento”, indicaron. La causa está caratulada como homicidio calificado por el uso de arma de fuego en despoblado y se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina