Ricardo Báez recibió una beca para competir en el Panamericano y Preolímpico

Miércoles 22 de enero de 2020 | 09:58hs.
Ricardo -izquierda- comienza desde hoy una ardua preparación en el Cenard, pensando en esta gran chance de ser olímpico en Tokio. | Foto: Cesar Lasso
Roxana Ramírez

Por Roxana Ramírez deportes@elterritorio.com.ar

Un notición recibió ayer Ricardo Báez (23). El misionero fue becado por la Unión Mundial de Lucha y tendrá la chance de competir en marzo por una plaza que lo lleve a los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán del 24 de julio al 9 de agosto.

“Me consiguieron la beca que me cubre todos los gastos del Panamericano y el Preolímpico en Ottawa, Canadá. Sí o sí tengo que participar del Panamericano para que me habilite al siguiente fin de semana a estar en el torneo por un lugar en Tokio”, explicó feliz el posadeño que se encuentra entrenando desde el 17 de diciembre en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) en Buenos Aires.

El Panamericano será del 6 al 9 de marzo y, en la misma sede, el Preolímpico se desarrollará del 13 al 15.

Para Ricardo el 2019 fue un año duro, que lo pasó mucho tiempo fuera de casa y en el que -señaló- no obtuvo los resultados que pretendía, incluida la plaza olímpica, pero ayer se le abrió una chance gigante y buscará alzarse con la plaza olímpica en la categoría 86 kilos, en el estilo libre.

“El año pasado había sido un año muy malo para mí en lo deportivo y pensaba en arrancar un ciclo olímpico este año desde abajo, ya no pensaba que tenía chances de buscar la clasificación a Tokio; esto me viene de arriba y por algo pasó y voy a buscar hacer lo mejor posible”, analizó el mejor luchador de la tierra colorada, actual campeón argentino, medallista en panamericanos de lucha y dos representaciones con la selección en los Juegos Panamericanos en Toronto, en el 2015, y en Lima el año pasado, entre otros tantos logros en su haber.

“Ahora estoy enfocado en el Preolímpico, lo único que me queda es prepararme para este torneo y ver qué es lo que sale”, añadió.

Nace una etapa
Si bien nunca dejó de entrenar, con esta noticia fresca, el misionero arrancará hoy una exhaustiva preparación para las dos competencias en tierra canadiense. 
“Mañana -por hoy- arranco con todo la preparación para marzo y por suerte tengo casi un mes y medio para llegar lo mejor posible”, señaló.

Por lo pronto, el posadeño sabe que la vara está alta y tanto en el Panamericano como en el Preolímpico, se topará con los mejores del continente y sólo los finalistas de cada categoría se alzarán con los boletos a Tokio.

Fueron cuatro años de este ciclo olímpico en el que Ricardo trabajó duro para soñar con estar en la máxima cita del deporte este año, representando a la selección argentina de lucha olímpica. “Me costó muchísimo este ciclo, más que nada el desarraigo porque estuve mucho tiempo fuera del país. Estuve en Irán, Rusia, después  volví y estuve en Tafí del Valle; luego Perú, de ahí a Rusia otra vez… y en esos meses por Europa también competí en otros países y no estuve casi nada con mi familia, fue muy duro y estresante”.

“Voy a aprovechar al máximo”
Pero cuando creía que las puertas estaban cerradas a Tokio, su buen andar y su trabajo le dieron su merecido premio y “ahora voy a provechar al máximo esta oportunidad y ver hasta dónde puedo llegar; sé que al clasificatorio olímpico van todos los mejores y llegan afiladísimos buscando la plaza”.

Sobre la presión añadió: “Mentalmente me siento bien, estoy tratando de buscar una estabilidad emocional y estar tranquilo porque ya estaba resignado y me llega esta oportunidad”.

Acerca de los torneos, anhela que “me toque una buena llave y llegue a la final para llegar a Tokio; y si no se da ahora, yo tengo mucha fe que en el próximo ciclo olímpico voy a estar en los Juegos (que serán en París en 2024)”.

Y es que a sus 23 años, hay mucho hilo en el carretel y Ricardo aún está en proceso de madurar cuestiones técnicas arriba de la colchoneta y ponerlas en cada lucha que le toque protagonizar.

“Hablando con mi mamá me di cuenta que el año pasado no había clasificado a los Juegos Panamericanos de Lima, pero después estuve; incluso en el 2015 no había ido a los clasificatorios para Toronto, porque era muy chico, pero me llegó de arriba otra vez la clasificación; y ahora se da lo de la beca por la Unión Mundial de Lucha y yo creo que es el destino y si no se da ahora, en el próximo se va a dar”, finalizó confiado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina