Pareto dejó el hospital para entrenar en Santa Teresita

Martes 14 de julio de 2020 | 10:20hs.
Foto: Marcelo Rodríguez
Era hora de cambiar. Sus seguidores en redes sociales no paraban de asombrarse sobre las rutinas de entrenamiento hogareñas, que combinaban pesas con la ayuda de los muebles. Pero Paula Pareto dijo basta. Si quiere llegar en condiciones a los Juegos Olímpicos de Tokio, tenía que volver al judo. Al contacto físico. Y eso en Buenos Aires era imposible por la circulación del coronavirus, por más permiso para entrenarse que tuviera. Así que se enganchó en el plan diagramado por su entrenadora, Laura Martinel, dejó el hospital, cerró su casa después de dos semanas de aislamiento y junto al equipo olímpico femenino comenzó cinco semanas de vida y de entrenamiento en una “burbuja” al estilo NBA. No en Disney, sino en Santa Teresita, en la costa atlántica bonaerense.
No queda otra que hacer esto, porque hacía cinco meses que no me entrenaba con contacto. Cuando estuve en Rusia, sólo hice gimnasio y la competencia se suspendió por la pandemia justo cuando yo llegué. Así que es clave volver al judo, porque la idea es que en octubre y en noviembre se retomen las competencias oficiales, pensando en Tokio 2020. Y si todo se complica y los Juegos no se hacen, al menos quedaré conforme por haber hecho lo máximo que pude para competir”, le cuenta la campeona olímpica en Río de Janeiro 2016​ a Clarín desde la ciudad del Partido de la Costa
Para que Paula pudiera sumarse a esta “burbuja” que quizás sirva de precedente para otros atletas olímpicos, no tuvieron que alinearse los planetas. Todo fue obra y gracia de la voluntad humana. Y de una planificación que por ahora salió a la perfección, con detalles increíbles y que hablan a las claras del esfuerzo que hacen los deportistas en pos de sus sueños.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina