La inflación anual del país superó la suma total de 19 países de la región

Domingo 15 de septiembre de 2019 | 07:00hs.
La inflación provoca la pérdida del poder adquisitivo y afecta principalmente a los sectores más vulnerables.
“La inflación se produce por culpa de un gobierno que administra mal”, consideró Mauricio Macri durante su campaña presidencial, en 2015. Años después, se convirtió en uno de los principales problemas. Con el índice de agosto, que trepó al 4 por ciento, el acumulado en un año ya alcanzó el 54,5 por ciento.
El último dato medido por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) indicó que el acumulado volvió a ser superior al que registró en promedio en doce meses en el conjunto de los 19 principales países de América, a excepción de Venezuela, cuyos informes semestrales arrojan rangos de 10.000 millones por ciento.
El problema está lejos de solucionarse. A ello se suma la fuerte devaluación del peso frente al dólar, que durante agosto alcanzó su mayor caída, que se tradujo en alzas en los precios. A la par, en lo que va del año, casi 150 empresas en todo el país presentaron procedimientos preventivos de crisis. Y en vísperas del 2020, mañana el ministro de Hacienda Hernán Lacunza - enviará el proyecto de Ley de Presupuesto, en el que se proyecta una inflación del 34 por ciento y una nueva escalada del dólar que, según estima el Ministerio de Hacienda, alcanzará los 75 pesos.

Corriente inflacionaria
La inflación dejó de ser uno de los principales problemas en gran parte de los países de América. Sin embargo en Argentina es todo lo contrario. Mientras que la inflación que corresponde a este año fue del 54,5 por ciento, en 19 países de América las cifras individuales sumadas en un año dieron 51,2 por ciento.
Por ejemplo, en Brasil la inflación anual fue del 3,2 por ciento, en Paraguay, del 2, 8 por ciento, mientras que en Estados Unidos, el índice llegó a 1,5 por ciento. En el caso de El Salvador, fue deflación por 0,5 por ciento.
Desde el comienzo del gobierno de Cambiemos se registraron tasas mensuales de 4% o más en 7 oportunidades, y septiembre no parece que será la excepción. En casi todos los casos estuvieron asociados a la fuerte devaluación del peso. Para este mes varias consultoras ya estiman una suba de precios que rondará el 6 por ciento.
En tanto, según el FMI, el promedio de inflación del mundo para este año será de 3,6 por ciento y sólo un país (sin contar Venezuela) registrará una cifra anual mayor a la local:  Zimbabwe, que rondaría el 8 por ciento.

Empresas en crisis
Lejos de haberse revertido el escenario macroeconómico con el que el país terminó el año pasado, con una caída de la actividad del 2,6 por ciento, este año volverá a ser crítico y se espera una contracción similar, ya que tras la devaluación pos Paso quedó claro que la recuperación que se esperaba para el tercer y cuarto trimestre no sucederá.
Frente a este escenario, no cede el número de empresas que decidió recurrir al Ministerio de Trabajo para solicitar un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) e intentar resolver su situación con despidos o con alguna otra estrategia paliativa. Este escenario se da en particular en el sector manufacturero.
Según datos de la cartera que preside Dante Sica, en lo que va del 2019 se presentaron 99 pedidos de PPC, mientras que durante todo el año pasado la cifra había ascendido a 146. El promedio mensual es similar. De este número, 60 se encuentran en trámite, 17 culminaron sin acuerdo, quince finalizaron con acuerdo y siete fueron desistidos o archivados.

Dólar inestable
La divisa estadounidense cerró la semana estable, casi en 59 pesos en varias casas de cotizaciones de Buenos Aires, producto del cepo parcial que instauró el gobierno días atrás.
Esa calma aparente no se replicó en el mercado financiero, donde el dólar “contado con liqui” saltó un 3,6 por ciento y superó los llegó a los 71,23 pesos, por lo que la brecha con la divisa mayorista se amplió casi al 30 por ciento.
La disparada se produce un día después que se conoció que el vencimiento de deuda de 130 mil millones de dólares que afrontó la compañía IRSA no llegó a los tenedores de la Obligación Negociable en el exterior, al margen de que la empresa depositó el dinero.
El motivo es que el control de cambios, tal como está redactada la regulación por parte del Banco Central, impide efectivizar pagos a “personas jurídicas”. 

Nación negocia por un bono único

Luego de conocerse el índice inflacionario de agosto, que alcanzó el 4 por ciento en promedio en todo el país, el gobierno nacional comenzó las negociaciones con los sindicatos para el pago de un bono para los trabajadores privados.
Es por ello que se comenzó con las reuniones con las distintas cámaras empresarias para tener un panorama sobre cómo evalúan las situaciones de cada sector.
Desde la cartera de Producción y Trabajo arrojaron que se pretende acordar que se pague un único bono para octubre y que las negociaciones serían dependiendo de la realidad de cada uno de los rubros.
Según adujeron desde las entidades empresarias, no todas ellas estarían en condiciones de afrontar el pago de una cuota de 5.000 pesos, ni los 7.000 que exigió días atrás la CGT. 
También desde Nación descartaron que el aumento se produzca por decreto.
La ronda de encuentras empezó el domingo con el sector de Comercio. Estiman que continuará durante toda la semana, en la que se discutirá el contexto económico actual con la Unión Industrial Argentina (UIA), Construcción y otras entidades, además de volver a pactar reuniones con el sindicalismo.
Desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) expresaron al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, que el poder adquisitivo perdió su valor real por consecuencia de la devaluación y que requieren de un bono para evitar la reapertura de la paritaria, que recién tiene fecha de revisión en enero. En tanto que el ministro consideró que se aportaría un bono no remunerativo y que la iniciativa está en que los trabajadores lo cobren durante octubre. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina