Indagarán hoy a banda atrapada con armas y ropas de la Federal

Viernes 29 de mayo de 2020 | 03:00hs.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

Los cuatro detenidos el martes en Posadas con armas y equipamiento táctico de la Policía Federal Argentina truchos comparecerán hoy al Juzgado de Instrucción Uno de Posadas para completar la indagatoria ante el juez Marcelo Cardozo. La audiencia se completará temprano y el traslado estará a cargo Gendarmería Nacional.

Entre los cuatro hombres se encuentra un soldado del Ejército Argentino, un ciudadano paraguayo indocumentado y Luis Miguel B., acusado de brindar apoyo a una banda de cuatros delincuentes brasileños detenidos en septiembre del año pasado con siete armas, silenciadores, precintos y ropas de la misma fuerza. 
Según reconstruyó Gendarmería, el sujeto fue el “nexo local” y hasta le llevó pizzas al lugar donde se alojaron.

La Justicia les va imputar la tenencia ilegal de las armas y la ropa. Los acusados tendrán que designar abogados, escucharán los elementos que hay en su contra hasta el momento y, si todo sale como se espera, tendrán la posibilidad de dar su versión de los hechos ante el magistrado. También, como se sabe, pueden elegir abstenerse de declarar, sin que esto sea considerado como elemento en su contra.

Los implicados están detenidos en instalaciones del Servicio Penitenciario Provincial y allí seguirán mientras la investigación avanza. Fuentes ligadas al proceso dijeron a El Territorio que serán claves los resultados del análisis de teléfonos  celulares incautados en los procedimientos. 

Detención y procedimientos

Luis Miguel fue detenido en un control de rutina montado por Gendarmería Nacional, cuando se movilizaba con un Nissan que resultó tener pedido de secuestro por hurto en Esquel (Chubut). Iba con el extranjero, que cargaba entre sus pertenencias un arma Glock valuada en cerca de 100.000 pesos.

El visitante no tenía ninguna documentación. Ni suya ni de la pistola. Por eso los investigadores creen que podría haber ingresado de forma ilegal desde el vecino país apenas momentos antes de su captura. La hipótesis que tomó fuerza en la víspera es que al menos ellos dos se agrupaban para recibir o custodiar un cargamento de marihuana.

Fue una captura fortuita, confesaron fuentes de la fuerza. Pero al detectarse la presencia de Luis Miguel B., quien había desaparecido luego de la detención de los brasileños en San José, se actuó en consecuencia. De forma inmediata se informó al juez Cardozo, que presidió el allanamiento en su casa, ubicada calle Salvador Miqueri, a dos cuadras de la ex ruta 213.

En el lugar se incautó un fusil M4, adaptado para disparar calibre 36, cartuchos de pistolas 9 milímetros  elementos con las inscripciones de la fuerza federal como cascos, guantes tácticos y pasamontañas. Una fuente judicial señaló ayer que posiblemente eran utilizados para simular procedimientos a cigarrilleros u otras personas ligadas a negocios ilegales, lo que asegura que no haya denuncias.

También había varios vehículos para la venta y colchones tirados, por lo que podría tratarse de un “aguantadero”. 
Al otro día, el miércoles, se realizaron tres allanamientos en las casas de los implicados -que estaba habitadas por sus parejas-, pero los resultados fueron negativos. También se requisó el locker del soldado en su lugar de trabajo, pero no había nada de relevancia. 

Relaciones peligrosas

Sobre el ciudadano paraguayo involucrado, los investigadores señalaron que no tiene antecedentes en el vecino país. Se pudo establecer que trabajaba  con Néstor Fabián “el Negro” Rojas, narco y sicario detenido por tres homicidios cometidos en Misiones -todos con trasfondo narco-.

Rojas, sospechoso por el doble homicidio de El Acuerdo ocurrido en diciembre 2015, fue detenido en agosto del 2018 en el marco de la investigación por el crimen de su socio Aldo Andrés Cantero, un mecánico socio en el transporte de marihuana oriundo de Gobernador Roca. Lo atraparon en plena transacción de cocaína con un grupo que había llegado desde Entre Ríos en un complejo de cabañas. 

Por ser considerado de alta peligrosidad, el juez federal de Eldorado, Miguel Ángel Guerrero, ordenó su alojamiento en el Complejo Penitenciario Uno de Ezeiza, donde ahora está junto a los brasileños detenidos en San José. Estos llegaron allí en octubre, luego de estar unas semanas en Posadas, donde estuvieron custodiados por separado por la Policía de Misiones, Gendarmería Nacional, Policía Federal y Prefectura Naval, quienes reforzaron su seguridad y designaron grupos especiales. 
Pese a la preocupación que generó su presencia en suelo argentino y que rápidamente fueron asociados al PCC o Comando Vermelho, hasta ahora no se definió si la Justicia Federal o la ordinaria los va a investigar. Es que la jueza Verónica Skanata y el juez Fernando Verón se declararon incompetentes. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina