“Gente que hace esto tiene que ir a parar a la cárcel y pagar lo que hizo”

Jueves 14 de noviembre de 2019 | 01:00hs.
El debate oral se lleva adelante en la sala de audiencias del Tribunal Penal de Uno de Eldorado. | Foto: Cynthia López
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Mientras en el banquillo de los acusados un taxista de 52 años aguardaba el inicio de la ronda de alegatos en la cual terminarían solicitando 11 de años de prisión en su contra por el delito de abuso sexual, fuera del recinto de debate su víctima brindaba un crudo y valiente testimonio a El Territorio, conformando así el día más álgido del juicio que desde el lunes se desarrolla en Eldorado. 
“Fue complicado. Que yo me acuerde todo comenzó cerca de los 11 años. Fue todo muy difícil y gracias a una persona que me apoyó, me dio una mano y me dio la confianza, pude resolver este caso y contar mi situación”, fueron las primeras palabras de la joven, hoy mayor de edad, que con la misma valentía que en su momento tuvo para denunciar el hecho ahora aprovechó la oportunidad para dejar un mensaje de esperanza a otras chicas que puedan estar atravesando el mismo calvario que ella sufrió durante su adolescencia. 
“Nosotras las mujeres tenemos que hacernos respetar, pero ellos todavía no lo entienden, siguen siendo muy machistas. Si alguien está pasando por esto ahora, les digo que confíen en alguien y que cuenten, porque es difícil pasar por todo esto”, agregó. 
Luego, recordó su sufrimiento y contó de qué forma dio el paso que llevó al sospechoso a juicio y ahora lo dejó al borde de la prisión. “Fue todo muy difícil. Yo tenía hermanos menores y tenía miedo de que les pase lo mismo. Es como tener el diablo en la casa, no sabés a qué hora llega, qué va a pasar, con qué te vas a topar, si vas a salir viva o muerta de ahí”, dijo. 
Y añadió: “Yo, por ejemplo, me retobaba y él me pegaba piñas en la boca, me pegaba con cables, con todo. Me maltrataba en todos los sentidos, pero un día confié en una persona y hoy estamos acá, esperando que la Justicia me ayude, que me dé su voto y que todo esto se pueda solucionar. Gente que hace todo esto tiene que ir a parar a la cárcel y pagar por todo lo que hace”. 
La joven, de quien se preserva su identidad, además contó el después de la denuncia. “Es como dicen, primero viene la tormenta, donde todos te miran diferente, porque siempre hay comentarios del otro lado. Pero después pasa el tiempo y por ahí te preguntan cómo estás, empiezan a confiar de nuevo en vos. Te preguntan si mejoraste, te empiezan a dar la mano, un abrazo. Es como que todo cambia y tu vida misma cambia. Es como empezar a vivir una vida nueva, hacés cosas que desde hace mucho tenías que haber hecho y que recién ahora a este edad, 19-20 años, uno puede realizar. Uno empieza a vivir”, expresó, con entereza. 

Alegato y pedido
Mientras tanto, dentro de la sala de audiencias del Tribunal Penal Uno de Eldorado, su padrastro e imputado por los abusos presenciaba la tercera jornada del juicio en su contra. 
Tal como estaba previsto, en la víspera compareció la última testigo que estaba citada. Se trató de una profesional que trabajaba en la escuela donde la víctima asistía y fue una de las que tomó conocimiento de lo que chica estaba sufriendo. 
Después de ello llegó el momento de la ronda de alegatos y el primero en exponer fue el fiscal Federico Rodríguez, quien consideró acreditada la existencia de abusos sexuales en perjuicio de la víctima, que era menor de edad al momento de los hechos, y solicitó una pena de once años y medio de prisión en contra del acusado. 
Luego fue el turno de la defensa del hombre y el pedido expuesto ante las partes fue la absolución de su defendido por el beneficio de la duda. 

Denuncia y juicio
Los hechos que se ventilan en este debate hacen referencia a una denuncia formulada en 2016 por la madre de la víctima en Colonia Delicia. 
Según consta en el expediente judicial, la joven tenía 19 años en ese entonces, aunque en base a distintas testimoniales se pudo determinar que desde los 12 fue víctima de distintos ataques sexuales por parte de su padrastro. 
El debate comenzó el lunes y en el transcurso de estas tres jornadas declararon al menos diez testigos. 
Entre los testimonios más sobresalientes se destacan la de una licenciada en Psicopedagogía y de una trabajadora social, quienes fueron dos de las profesionales que asistieron a la muchacha luego de la denuncia y el martes comentaron ante el tribunal los distintos informes que en su momento confeccionaron en base a las charlas que mantuvieron con la víctima. 
En la primera audiencia, desarrollada el lunes, declararon tanto el acusado como la víctima. 
Al declarar ante el tribunal, el sujeto negó la acusación en su contra y manifestó que jamás tuvo ningún tipo de acercamiento sexual hacia su hijastra, al tiempo que esgrimió haber sido víctima de una falsa denuncia radicada por parte de su ex pareja. 
El momento de mayor impacto se dio cuando la víctima relató el calvario que sufrió durante al menos siete años en manos del ahora enjuiciado. En varios puntos de la reconstrucción de lo ocurrido la muchacha se quebró, pero juntó fuerzas y brindó un testimonio más que contundente. 
El acusado llegó a instancia de debate en libertad luego de haber sido beneficiado con la excarcelación, aunque días antes de iniciar el proceso fue demorado y continuará en esa condición hasta que culmine el debate y se decida su responsabilidad en el hecho. 
Ese momento clave está previsto para hoy, dado que el tribunal ayer pasó a cuarto intermedio y esta mañana volverán  sus integrantes a reunirse para dictar sentencia. 
El tribunal es presidido por la magistrada María Teresa Ramos e integrado por sus pares Atilio León y Lyda Gallardo. 

En cifras

7

La denuncia por el caso fue radicada en 2016 en Colonia Delicia, pero los abusos se habrían prolongado durante un lapso de al menos siete años.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina