El nuevo desafío del Celeste - El Territorio Misiones

El nuevo desafío del Celeste

Domingo 20 de septiembre de 2020 | 01:00hs.
Diego Vain

Por Diego Vain deportes@elterritorio.com.ar

El jueves 9 de mayo de 1996 y en Río Negro, Luz y Fuerza venció a Valle Inferior, por los cuartos de final de la zona permanencia de la Liga Nacional de Básquet 1995/96.

Ese 89-80 en la Patagonia argentina significó el último partido de un club misionero en la elite del básquet de nuestro país y así será, al menos, hasta que Oberá Tenis Club debute en la próxima temporada del máximo torneo de Argentina.

OTC confirmó ayer lo que desde hace un par de semanas era un secreto a voces: compró la plaza de Estudiantes de Concordia y jugará, desde noviembre, la Liga Nacional.

El Celeste ya tenía todo arreglado con el conjunto entrerriano, pero faltaba que la Asociación de Clubes de Básquet (AdC) dé el visto bueno y formalice el acuerdo entre los de Oberá y los de Concordia.

“Entendiendo que es el momento adecuado, basados principalmente en una economía institucional estable que permite afrontar el desafío, además de contar con la estructura necesaria para recibir a la elite del básquet argentino, como así también respetando la historia de aquellos pioneros que se animaron a afrontar nuevos caminos y fueron construyendo la gran historia social y deportiva de nuestra Institución es que la Comisión decide aceptar la posibilidad para encarar este desafío con un proyecto serio, sustentable y sostenible en el tiempo”.

Con esas líneas y a través de un comunicado, OTC dio a conocer la que será, seguramente, la gran noticia deportiva del 2020 para Misiones. Tras casi un cuarto de siglo, la Tierra Colorada regresará a la elite del básquet argentino, aunque el contexto será diferente al de Luz y Fuerza.

Paso a paso
El camino de OTC hacia el básquet grande de Argentina empezó hace casi 20 años. En 2002, el Celeste ganó la Liga Provincial y, sin saberlo, es fue el inicio de un largo viaje que, hasta ahora, no tiene techo.

Es que a la gran noticia de ayer también hay que sumarle la participación que tendrá el Celeste en la Liga Sudamericana durante 2021. Ese debut, el primero de un equipo misionero en un torneo internacional profesional, marcará otro hito en la historia del deporte provincial.

Pero hay que regresar a ese 2002 en el que OTC se quedó con la Liga Provincial y empezó a soñar con llegar un poco más arriba.

Los obereños militaron seis temporadas en el Campeonato Argentino de Clubes. Pasaron por el banco de suplentes Dante Collavino, luego Miguel Zandomeni y finalmente Huevo Bidarra, entrenador del ascenso a la Liga B, en 2006.

Antes de ese momento de felicidad hubo uno trágico. En la madrugada del 26 de mayo de 2003, cuando el plantel regresaba de jugar un partido en Formosa, una de las combi que trasladaba al plantel chocó de frente con una camioneta, cuyo conductor se durmió y cruzó de carril. A consecuencia del siniestro fallecieron ambos choferes.

El Celeste se levantó de ese durísimo golpe, que nada tuvo que ver con lo deportivo. Se rearmó. Esperó paciente y el 6 de agosto de 2006, en un colmado polideportivo Ian Barney, OTC cerró la serie ante Villa Ángela de Chaco y ascendió a la Liga B.

Llegó José Luis Pisani, un antes y un después para el club. Se formó un buen equipo para la temporada 2007/08 y el 14 de mayo del 2008, OTC derrotó como local a Banda Norte de Río Cuarto, Córdoba, por 80-77 y festejó el ascenso al Torneo Nacional de Ascenso (TNA).

En la segunda división del básquet argentino pasó varios años con el mismo objetivo: mantenerse. Hubo momentos de dudas, de no saber si el Celeste seguiría o no en la categoría. Los obereños lograron seguir y estar durante 12 temporadas en la Liga Argentina.

Mirar para arriba
En 2018 y con la llegada de la nueva dirigencia, OTC apuntó a dos frentes claros en el básquet profesional. Poner en orden las cuentas y profesionalizar la estructura interna.

La contratación temprana de jugadores, las pretemporadas planificadas, contar con más personas (y mejor preparadas) en el cuerpo técnico se volvieron una constante. OTC empezó a apuntar más arriba. Mantenerse ya no fue un objetivo y sí ser protagonista.

En la temporada que se interrumpió por la pandemia, el Celeste armó un equipo para pelear por el ascenso. Antes estaba la primera meta que era llegar al Súper 4 de la Liga Argentina.

Tras un arranque que no fue el esperado, OTC se repuso y el pasado 15 de febrero se impuso por 84-75 ante Barrio Parque de Córdoba, resultado que lo consagró campeón del Súper 4 de la Liga Argentina. El resto de la historia ya es más conocida.

La suspensión de la temporada dejó a los obereños como clasificados a la Liga Sudamericana, que se jugará en 2021, y ayer se confirmó lo que era simplemente una cuestión de trámites burocráticos. OTC alcanzó su sueño más grande, al menos por ahora. El Celeste jugará la Liga Nacional de Básquet y Misiones volverá a la elite.

“Fueron muchos años de lucha”

Sergio Feversani valoró el proceso de varios años de OTC, que hoy festeja la llegada a la Liga Nacional.
“Lo más destacable es que esto no pasó porque sí. Fueron muchos años de lucha, muchos años de permanecer, de mantenernos en la segunda categoría, hasta dar un salto cualitativo en los profesional. Ahora hay que aprovechar esta oportunidad y mantenernos para que OTC sea la ventana para el básquet misionero a nivel nacional. Queremos aportar ese grano de arena”.

Esa es la ilusión que tiene Sergio Feversani, presidente de Oberá Tenis Club, para lo que será el nuevo desafío de la institución y de la actual Comisión Directiva.

Si bien hace varias semanas los dirigentes venían charlando y acordando diferentes cuestiones con Estudiantes de Concordia, la oficialización de la compra de la plaza por parte de la Asociación de Clubes de Básquet (AdC) significó un momento de felicidad muy especial para el Celeste, en un contexto en el que no es habitual recibir buenas noticias.

Desde la suspensión de la temporada 2019/20, la dirigencia celeste, con Feversani a la cabeza, comenzó a planear el nuevo año. Se mantuvo el cuerpo técnico con Leandro Hiriart al frente y las contrataciones se hicieron pensando en diferentes escenarios.

Llegó la confirmación para jugar la Liga Sudamericana 2021 y la chance de jugar la Liga Nacional. Por eso la dirigencia buscó jugadores que estuviesen a la altura de la Primera, como de la segunda división. Pero ahora todo cambiará.

“Vamos a tratar de usar bien las fichas que te da la participación en la Liga Nacional, que son dos fichas mayores más. Nuestro objetivo es claro: mantenernos en una competencia que va a ser rara y extraordinaria, en un contexto extraordinario”, avisó el presidente de OTC.

“La idea en esta primera temporada es conocer la Liga, ver dónde estamos parados, qué tenemos que mejorar. Si bien en infraestructura y estructura (del club) estamos bien, hay mucho para mejorar y aprender”, confesó.

Muchas veces Feversani puso el énfasis en que lo del Celeste fue y es un proyecto a largo plazo, que va de la mano con un proceso lógico de tiempo. Por eso los 12 años en el ascenso y por eso también la necesaria profesionalización tanto del plantel como de la estructura que lo acompaña.

“Nos preparamos en estructura. Armamos el departamento kinesiológico. Tenemos un cardiólogo, un psicólogo, que está trabajando hace rato y nos estamos preparando en todos los aspectos. Va a ser una competencia muy dura, con muchos partidos en pocos días”, explicó.

La Liga Nacional comenzará en noviembre y se jugará hasta el 20 de diciembre, en principio, en Carlos Paz, Córdoba, para la Conferencia Norte, aunque Feversani adelantó que “el lunes se va a saber dónde va a ser la burbuja”.

El debut celeste en la Liga Nacional será lejos de casa. Será sin gente y en un contexto inédito, pero ya tocará jugar en casa y por eso el presidente pide acompañamiento de la gente.

“Ojalá que cuando juguemos acá, cuando se pueda, sea con un estadio a reventar. Queremos que la gente nos acompañe. Traer el básquet de elite del país va a ser un acontecimiento. Espero que tengamos el acompañamiento de todos para que esto se sostenga en el tiempo”, cerró.

La negociación: plaza por plaza y el pago en cuotas

Desde que Estudiantesde Concordia anunció la intención de vender la plaza de la Liga Nacional, OTC fueel único que entabló conversaciones para comprarla. Por mérito deportivo le correspondía Villa San Martín, pero los chaqueños no quisieron ser parte del negocio.

Entonces, desde el Celeste iniciaron a armar, paso a paso, su estrategia para quedarse con la plaza de los entrerrianos, pero además para que la Asociación de Clubes (AdC) dé el ‘ok’.“Cuando cerramos el acuerdo con los dirigentes de Concordia presentamos todo en la AdC y eso lleva tiempo.

Ellos tienen que controlar todo.

Ya conocían la situación de OTC por el Súper 4, pero había que esperar.

Teníamos que respetar los tiempos”, contó Sergio Feversani.

El presidente del Celeste confirmó que “el acuerdo se cerró por los derechos televisivos a futuro”.

“Del club no va a salir plata.

Dejaremos de percibir un monto importante, que se definirá días antes del inicio de la competencia.Entonces, las cuotas que le corresponderían a OTC por los derechos televisivos de la temporada 2020/21 van a ser para Estudiantes de Concordia y la plaza de la Liga Argentina”, agregó Feversani.De esta manera, el Celeste cambiará la plaza que tenía en la Liga Argentina por la de la Liga Nacional y le pagará a los entrerrianos en cuotas con el dinero de la televisación. Si OTC mantiene la categoría tendrá total disponibilidad de los ingresos televisivos para la temporada 2021/22, pero para eso todavía falta.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina