Copa Libertadores: Boca goleó en Quito y quedó cerca de las semis

Miércoles 21 de agosto de 2019 | 21:12hs.
Copa Libertadores
Salvo un resultado histórico, Boca jugará las semifinales de la Copa Libertadores. El triunfo 3-0 ante Liga Deportiva Universitaria en la altura de Quito le permitió poner un pie y medio en la próxima instancia del torneo más importante del continente. El equipo de Gustavo Alfaro se impuso con goles de Ramón Ábila, Emanuel Reynoso y Luis Caicedo -en contra-. El local jugó con uno menos durante casi todo el segundo tiempo, por la expulsión de Jefferson Orejuela. En una semana se jugará la revancha en La Bombonera.

Para tratar de contrarrestar los efectos de los 2850 metros de altura, Boca llegó dos días antes a Quito. Lejos de lo que suelen hacer la mayoría de los equipos, que arriban pocas horas antes a la ciudad, el Xeneize sorprendió con un viaje anticipado. Gustavo Alfaro y el cuerpo médico consideraron que lo mejor era acostumbrarse al escenario. Y les dio resultado.

Los primeros minutos fueron de estudio. Boca buscaba evitar el desgaste físico con un juego ordenado, paso a paso, sin apurarse. Sabía que la única manera de dominar los 2850 metros de altura era con pases.

La primera de riesgo fue para Boca. Capaldo probó de media distancia con un fuerte remate que controló Adrián Gabbarini. Era un adelanto de lo que estaba por llegar.

Apenas pasados los diez minutos, Alexis Mac Allister conectó un pase largo preciso, que Wanchope Ábila aprovechó. El delantero corrió varios metros con la pelota, dejó en el camino al arquero del conjunto ecuatoriano y definió para poner el 1-0.

A los 27 Ábila hizo una buena jugada individual y quedó cara a cara con Gabbarini. Wanchope estuvo a punto de volver a marcar, pero su remate se fue por la línea de fondo, a pocos centímetros del arco. El equipo de Gustavo Alfaro controlaba el partido; los locales no encontraban el rumbo.

El eje de Boca estaba en la zona interior. El trabajo de Marcone y Capaldo era muy bueno en el mediocampo. Uno metros más adelante, Mac Allister martillaba y genera peligro. Adelante, Wanchope se movía con certeza y era una pesadilla para los defensores de Liga, que no podían detectarlo.

Hubo otra buena noticia para la visita: Orejuela pegó una patada muy dura y se fue expulsado. El Xeneize se fue al entretiempo satisfecho: había hecho un buen primer tiempo y jugaba contra un equipo con diez futbolistas.

El arranque del segundo tiempo fue perfecto para Boca. Bebelo Reynoso, que había ingresado por el lesionado Mauro Zárate, marcó el 2-0 tras un gran tiro libre. La serie quedaba muy a favor del Xeneize.

A los 25 minutos, a Salvio le anularon un gol por fuera de juego, que fue revisado por el VAR. Pero el tercero llegó cuando faltaban diez: Wanchope definió, el arquero respondió, pero en el rebote Caicedo -defensor local- la metió en contra, para el 3-0. Boca quedó a un paso de las semifinales de la Copa.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina