Casos de dengue movilizan a obereños y el hospital atiende 25 febriles por día

Viernes 21 de febrero de 2020 | 04:00hs.
El Samic de Oberá.
La situación del dengue en la ciudad de Oberá sigue siendo muy preocupante para los vecinos, al punto tal que en las últimas horas crearon un grupo en Facebook llamado ‘Alerta sanitaria de dengue en Oberá’, a través del cual no solamente denuncian dónde hay patios y baldíos sucios, sino también donde varios suben sus fichas epidemiológicas o análisis clínicos de centros de salud privados con diagnóstico positivo de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti. En pocas horas, unos 2.000 obereños se sumaron al perfil de la red social.
Todo esto se da en el marco del alerta sanitaria por dengue en la que fue puesta la ciudad por un lapso de 90 días y ante las dudas de concejales y ciudadanos por las cifras de infectados que, hasta ayer, eran seis, según las autoridades sanitarias de la provincia.
En ese sentido, en diálogo con Radioactiva, el concejal Horacio Loreiro, uno de los autores de la iniciativa que fue aprobada con el apoyo de todos sus pares, señaló: “Oberá tiene 100.000 habitantes y nos está pasando que todos tenemos algún familiar o amigo con dengue o con los síntomas. Hay entre 25 y 30 casos por día que se atienden en el Samic, pero no le hacen las pruebas de la enfermedad”.
Además se mostró preocupado por la falta de colaboración de los ciudadanos a la hora de limpiar sus patios. “Hay una desidia generalizada entre los vecinos por la limpieza de los terrenos baldíos y la basura. Por eso se elevaron las multas para estos casos con la idea de generar conciencia de la gravedad de la situación”, sostuvo.
Afirmó que haciendo un relevamiento de manera informal con sus pares del bloque legislativo detectaron unas 500 personas que estarían transitando o transitaron la enfermedad en las últimas semanas. “También vimos con preocupación lo que pasa en Paraguay y en Foz de Iguazú y dijimos: ‘Hasta acá llegamos’”, añadió.
Además aseguró que le pidieron informes al hospital Samic de Oberá, la Municipalidad y los bioquímicos de la ciudad sobre cuántos pacientes registrados tienen y cuántos con síntomas aparecen. También afirmó que en el nosocomio de referencia en la zona no se están haciendo los análisis a los pacientes febriles. “Cuando tengamos esos datos vamos a saber dónde estamos parados respecto a esta situación”, dijo el edil.

Panorama en el Samic
Los datos que maneja la dirección del hospital Samic de Oberá son solamente de los casos febriles. De esa forma, a los febriles con sospecha de dengue se les hace una ficha epidemiológica. Y por protocolo sanitario la muestra de serología se realiza a algunos pacientes específicos para saber qué tipo viral circula.
Desde el nosocomio sostienen que están en el momento pico, reconocen que el dengue está instalado y la recomendación es eliminar recipientes donde podrían vivir o reproducirse mosquitos transmisores.
En ese marco, el director del hospital Samic de Oberá, Héctor González, dialogó con El Territorio sobre el tema. “En la guardia estamos con atenciones de entre 20 y 25 casos febriles por día, pero eso no quiere decir que todos sean dengue, ahora tenemos un pico y llegamos a atender a 30 pacientes con temperaturas. Estas dos semanas son las más fuertes”, explicó el galeno.
Durante el último fin de semana en el hospital se internaron cuatro personas con fiebre porque estaban con un cuadro de deshidratación, pero en 24 horas mejoraron y se les dio el alta, corroborando que no tenían la enfermedad transmitida por este mosquito.
Para poder actuar desde Salud Pública y la Municipalidad de Oberá tienen un protocolo que seguir, “cuando hay circulación viral, como la tenemos nosotros, se activa el protocolo de Salud Pública, la serología del dengue se hace para los casos de vigilancia epidemiológica con un estudio de laboratorio, en el caso de sospecha de la enfermedad se hace una ficha epidemiológica para hacer la denuncia y hacer el bloqueo en la zona”, manifestó González para explicar la forma de trabajo.
Una vez rellenada la ficha, el personal que pertenece a Atención Primaria de la Salud y Saneamiento Ambiental de la Municipalidad realiza el control y bloqueo de la zona afectada.
Mientras que los datos de los pacientes que se atienden en sanatorios privados son entrecruzados, a través de las fichas, con Salud Pública para realizar los bloqueos sanitarios. Es decir, ningún caso se pierde.
“Que un test rápido salga positivo no es confirmación de la enfermedad, tiene que pasar por el Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (Lacmi), luego se hace el PCR, que es un estudio de alta complejidad y por varios filtros para hacer la carga de datos a la Nación, por eso nos anticipamos y se hace la ficha”, sostuvo el médico y aclaró: “Desde el principio se actúa como si fuese un caso real, pero después se puede descartar la enfermedad, igualmente en todos se hace el trabajo de bloqueo”.
En este aspecto cada sector tiene su propia estadística, “nosotros hablamos de nuestros casos, el ministerio de sus casos y no sabemos si las clínicas privadas hacen los estudios en Lacmi, pero los del Samic todos pasan por esta institución para asegurarnos que sea dengue y allí es donde sabemos la cantidad, pero hay muchos negativos”.
Y aseveró: “No tenemos que ser alarmistas pero tampoco subestimar”.

Se agudiza el problema en Foz

El pasado miércoles el intendente de Foz do Iguazú, Francisco Lacerda Brasileiro, promulgó un decreto donde declara a esta ciudad brasileña en situación de emergencia por 90 días con posibilidad de prórroga ante la epidemia de dengue que transita la zona.El intendente de la ciudad lindera a Puerto Iguazú se mostró muy preocupado por la situación que vive la región y decidió contratar más agentes para recorrer los barrios e intensificar los operativos de control y eliminación de criaderos del mosquito.“El municipio no recibió insecticidas ni insumos para llevar adelante fumigaciones que son necesarios para el control poblacional de mosquitos adultos desde mayo del 2019. Solamente se recibió una pequeña cantidad en febrero”, indica el decreto publicado en el boletín oficial de ayer.“En el año epidemiológico 2019/2020 Foz de Iguazú registró 6.896 notificaciones de febriles sospechosos de los cuales 1.217 fueron confirmados y se registró una persona fallecida hasta el momento”, agrega el decreto.Foz detectó circulación de tres serotipos de la enfermedad: DEN-1, DEN-2 y DEN-4.El decreto también permite a agentes de salud y empleados municipales afectados a la campaña a poder ingresar con custodia policial a casas abandonadas y vacías o a las de ciudadanos que se opongan a ser controlados.


Muertos por dengue y sarampión en Buenos Aires

En la tarde de ayer el diario Clarín publicó en su versión digital que un hombre y una mujer que viven en territorio bonaerense murieron por dengue y sarampión, respectivamente, en centros de salud privados de la Ciudad de Buenos Aires.
Las fuentes del medio detallaron que el muerto por dengue es un vecino de la localidad de Avellaneda, de 73 años, que estaba internado en el Hospital Italiano. Mientras que la víctima de sarampión es una mujer de 50 años que vivía en el partido de La Matanza y fue hospitalizada en el Cemic.
Por su lado Infobae agregó que los bonaerenses fallecidos presentaban una condición de salud muy endeble al momento del contagio. La mujer era trasplantada y había estado sometida a quimioterapia, mientras que el hombre llegó al hospital privado en condiciones críticas.
Los ministerios de Salud de la Nación y de la Provincia tienen previsto publicar el reporte detallado de ambos casos mortales esta mañana.
El brote de sarampión en el país comenzó tímidamente en 2018 y en 2019 se expandió con fuerza. El último Boletín Epidemiológico de Nación dio cuenta de 126 casos confirmados, desde la última semana de agosto hasta el 7 de febrero, concentrados en el Gran Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina