El poder de la esperanza

Sábado 24 de agosto de 2019
José Miérez

Por José MiérezGerontólogo

Comunidad misionera: quiero compartir con ustedes que el saber no ocupa lugar pero cuando felizmente uno tiene la oportunidad de consultar y hacerse asesorar, puede disfrutar su ocio con dignidad, pero muchas veces debemos actuar prudentemente al compartir a través de tertulias distintas ideologías.
Es bueno recordar que venimos de una biogénesis, nacimiento de la vida, continuamos con una filogénesis, que es el crecimiento y el desarrollo para concluir en una embriogénesis, a partir donde se pone en evidencia que tanto el varón y la mujer son personas que a través de la sexualidad hacen la vida más linda para ser vivida y que es distinta a lo que es la genitalidad.
Tanto los creyentes, como los agnósticos y los ateos son, de alguna manera, tocados por el Ser Supremo que nos ha provisto de un alma, espíritu, psiquis, un físico, una convivencia social y situaciones económico sociales.
Sabemos también que los primeros hombres fueron industriales, trabajando la madera, las piedras, los huesos y con amor se convirtieron en artesanos. También hemos aprendido del dicho popular “querer es poder”, que tiene mucho de verdad.
El entorno (persona, lugares, circunstancias) moldean nuestra personalidad y los recuerdos y las experiencias son los resortes impulsores de nuestros pensamientos. Y cada persona puede controlar los pensamientos y dirigir su voluntad para tener una reacción.
El ser feliz y disfrutar de la vida con alegría y optimismo es un objetivo deseable que vendrá por su propia iniciativa y no es de una manera casual. Debemos seleccionar pensamientos positivos de uno mismo, debemos pensar en positivo para el futuro. Debemos pensar positivamente en relación con el medioambiente.
Nadie ignora que estamos rodeados de peligros y riesgos constantes y es natural que siempre estemos preocupados y temerosos. Las personas pobres, faltos de recursos y desafortunadas, difícilmente puedan hacer algo para mejorar su situación, para ser feliz y vivir en paz consigo mismo se tiene que ser aprobado y querido por todo cuando nos conocemos. Siempre existen soluciones para cada problema pero si no se la aplica, las consecuencias serán desastrosas.
Siempre nos queda el decir “no esta tan mal, podría ser peor”, tal vez con un poco de esfuerzo y paciencia se pueda ir arreglando una cosa a la vez, partiendo de la base a través de la familia.
Hay quienes dicen que la ansiedad es exceso de futuro, que la depresión es exceso del pasado y que el estrés es exceso del presente. Imagínense a una persona que tiene demasiado de todo esto.
Como podríamos prevenir y superar la ansiedad: hablando de sus problemas, practicando la relajación, utilice la respiración como un medio para evitar la tensión, aliméntese de manera apropiada respetando las leyes del nutricionista Escudero, en cuanto a la cantidad, calidad, proporción, adecuación a las actividades que está desarrollando. Busque grupos de apoyo en lo posible multidisciplinario, interdisciplinario e intergeneracionales y trate de tener momentos de no pensar.
Las personas que saben aceptar a Dios como fuente del perdón, experimentan la reconciliación: paz consigo mismo y con los demás. No hay que olvidarse que en el momento de la gran cosecha se recoge lo que se ha sembrado.
Siempre han existido, existen y existirán ansiolíticos bíblicos:
“El Señor va delante de ti. Él está contigo, y no te dejara ni te desamparara”. (Deuteronomio 31:8)
“Cuando me vi abrumado por la angustia, tú me brindaste consuelo y alegría”.
(Salmo 94:19)
“No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. (Filipenses 4:10)
“No se preocupen por su vida, ni por qué comerán o que beberán, ni con que cubrirán su cuerpo. ¿Acaso no vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Miren las aves del cielo, que no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y el Padre celestial las alimenta. ¿Acaso no valen ustedes mucho más que ellas?”. (S. Mateo 6:25,26)
Acepte y explique los fracasos de manera realista y trate de asumir el control de los acontecimientos futuros. No culpe al pasado y ayúdese, cuente siempre con un amigo o confidente. Manténgase ocupado.
Si usted tiene la oportunidad de conducir y dirigir y administrar una empresa, ya sea del estado o publica, y sus subordinados le acercan más de tres problemas por día, y tenga que estudiarlas para tomar una decisión, es porque él es parte del problema, ya que no ha sabido la solución con sus respectivas alternativas. Hay que recordar el test Sorencen Kennedy, y pregunten a esa persona, por qué decís lo que decís. Y elijan siempre como colaboradores a aquellos que tengan actitudes y aptitudes para el desempeño de las responsabilidades del lugar que ocupan.
Nuestro país está pasando por sobre todas las cosas, situaciones que nos indican en la cual los oportunistas desean a costa de los que menos tienen riquezas que no se podrán llevar a la otra orilla.
Insistan siempre en tender las manos a su prójimo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina